martes, 9 de mayo de 2017

DOS ORILLAS

(Mark Tensey)

Como siempre que ando apático, y no me apetece publicar nada de mi propia cosecha, voy a recurrir a dar a conocer canciones tristes. Una canción de otro. En este caso de otro y de otra. Ya verán por qué. Unas canciones que yo me encargo de traducir a mi estilo. Entristeciéndolas aun más. O eso espero.

Lo que me ha sucedido esta vez es bastante curioso. Quería publicar una canción de Ron Sexsmith, recién salida del estudio, como aquel que dice, titulada "Shoreline". Una canción muy bonita, y muy melancólica, que incluso había traducido ya y todo.

"Puedo verlo en tu mirada distante.
Puedo oírlo en tus suspiros llenos de soledad.
Y sé que estás buscando la costa dentro de tu mente.

Algún sitio donde las olas estallen.

Sé que eso es difícil cuando lo que buscan dos personas es diferente
pero me gustaría que pudieras dar con la costa en tu cerebro.

Todo lo que quiero es verte reír
porque sé que esa es la manera de que los dos seamos felices ¡Oh mi vida!

Sabes que soy un chico de ciudad
Sé que eres una sirena de mares oscuros.
Y es bien probable que eso lo sentiremos en cualquier sitio donde estemos.
Lo que somos.

Me encantaría ayudarte a que encontráramos la costa los dos juntos".

(Mark Tensey)

Pero me ha resultado imposible dar en Internet con ninguna "pista" de audio -menos con un video, claro- de la misma. Mas... buscando y buscando, sin encontrar, si que he podido darme de bruces, medio por casualidad, con otra canción también llamada "Shoreline", de Anna Ternheim, que igual es triste. Y, también, bastante buena. Y esta sí que tiene su video. Su correspondiente traducción sería la que sigue:

"Desde que tenía ocho o nueve
he estado contemplando el litoral.
Siempre esperando
Esperando algo duradero.
Sin hambre, sin rumbo,
confuso y lejano.
Oh... esta ciudad, que te mata
mientras aun eres joven
Oh... esta ciudad, que te mata
mientras aun eres joven
Ya no soy el chico que solía
esta ciudad me ha arrebatado la juventud
y en ella todos los ojos se hunden
obra de la tristeza.
De pie, sobre la acera,
junto a los bloques de oficinas
todos andan siempre muy liados
sin hacerte el menor caso
Somos sombras
Sí, somos sombras
Las sombras de los callejones.
Eres joven, pero ya estás muerto.
Eres joven, pero ya estás muerto".

Dos canciones que comparten un título y el espíritu propio de la melancolía. Más trágica y grandilocuente la letra de la segunda, de una joven sueca, que la primera, obra de un maduro canadiense. Ambas bastante bonitas. Aunque de momento ustedes, en este sitio, van a tener que conformarse con escuchar la de la chica. Por cierto... ¿de qué ciudad estará hablando Anna?.